¿Quiénes cuidan a mi bebé en la UCIN?

El equipo médico que cuida de su bebé en la Unidad de Cuidado Infantil Neonatal, UCIN, está allí para asegurarse de que ese bebé esté muy bien atendido y de brindar apoyo a los padres y al resto de la familia. Por eso, mientras su hijo o hija permanezca en el hospital, diríjase a los miembros de este equipo, hágales cualquier pregunta que tenga y aprenda al máximo sobre la salud de su bebé y sus cuidados diarios. Cuanto más sepa usted acerca de la salud de su bebé, sentirá mayor preparación para cuidarlo cuando llegue el momento de volver a casa.

El personal de la UCIN está formado por profesionales que trabajan en diferentes áreas relacionadas con el bebé y su familia. Pueden variar según el centro médico, pero en general incluye a los siguientes:

Médico Neonatólogo:

Es un pediatra especializado específicamente en el cuidado de bebés que están enfermos y que requieren cuidados intensivos después de nacer.

Por tanto, está capacitado para atender situaciones más complejas y de alto riesgo, que las que requeriría un bebé que ha nacido a término y sin complicaciones. Como ya hemos explicado antes, los bebés prematuros, requieren ser atendidos de manera especial.

En la UCIN, el neonatólogo es el médico principal y responsable del cuidado del bebé, pues, aunque hay muchas personas diferentes involucradas en ese cuido, es el neonatólogo quien determina y coordina el plan diario de atención. A veces, el neonatólogo puede estar acompañado de otros médicos asistentes o puede consultar con otros especialistas para ayudar en el cuidado del bebé.

Enfermeros de UCIN:

Este tipo de enfermeros especialistas han recibido formación específica en el cuidado de bebés en la UCIN y realizan diversas intervenciones dirigidas a la atención y restauración del recién nacido prematuro. 

Desempeñan un papel muy importante en la vigilancia continua del bebé, en el apoyo a la familia y en la instrucción a la familia para que puedan permanecer ahí. 

Usualmente hay un enfermero jefe, otros de apoyo y uno asignado al
cuido de su bebé. A menudo, las enfermeras son las personas que más tiempo pasan al lado del bebé, cuidando tanto de él como de su familia. Y muchas veces son quienes les brindarán la información acerca del desarrollo de su bebé.

Farmacéutico:

Es un profesional con formación y capacitación en la atención médica relacionada con los medicamentos.

Ese profesional toma todas las medidas para que el bebé reciba el medicamento correcto indicado por el neonatólogo, en la cantidad y el momento correctos. Prepara medicamentos como antibióticos, vacunas y soluciones intravenosas, tales como la nutrición parenteral (por sonda), entre otras.

Nutricionista:

Este profesional vigila el estado nutricional de su bebé y hace recomendaciones relacionadas con su nutrición, ya sea intravenosa, por sonda, por leche materna o por leche maternizada; también vigila la ingesta de vitaminas y suplementos minerales.

Los nutricionistas ayudan a vigilar lo que se les da a los bebés, cómo responden sus cuerpos a los alimentos y cómo crecen. A veces es necesaria la participación de un fonoaudiólogo, que ayuda con hay dificultades del bebé para succionar y tragar, puesto que estas acciones involucran a los mismos músculos que se usan para hablar.

La nutrición del bebé prematuro procura obtener un crecimiento y depósitos de nutrientes similares a los intrauterinos, sin provocar enfermedad relacionada con la alimentación. A la vez, busca promover un desarrollo neurológico y cognitivo normal y una vida saludable como adulto.

Asesor o asesora de lactancia:

Estos especialistas apoyan a las madres y los bebés con el amamantamiento, y en la UCIN, ayuda a las madres con la extracción de leche. Puede ser una enfermera u otro miembro del equipo con esta especialidad. En otro apartado nos referiremos a la importancia de la lactancia materna en recién nacidos prematuros.

Fisioterapeuta o terapeuta ocupacional:

Ayuda a mejorar los movimientos y la fuerza del bebé. Siempre que el estado general del bebé lo permita, realizan actividades como masajes, aplicación de movimientos articulares pasivos, facilitación de movimientos espontáneos dentro de los rangos normales de movimiento, o maniobras de tórax para mejorar la función pulmonar.

Trabajador social:

Ayuda con temas que no son médicos. Coordina, poniendo énfasis en la comunicación entre el personal médico, pacientes y sus familiares. También, favorece la atención de las necesidades básicas de los padres. Es un facilitador en el proceso.

Especialistas

Es posible que su bebé deba ser revisado por uno o más especialistas, según como vaya desarrollándose y los síntomas que pueda presentar. Los especialistas se centran en la atención y el tratamiento de diferentes sistemas del cuerpo. 

Por lo general, también tienen capacitación especial en pediatría y podrían incluir:

  • Cardiólogo: para estudios del corazón
  • Endocrinólogo: de las glándulas y hormonas
  • Gastroenterólogo: del aparato digestivo
  • Hematólogo: de la sangre
  • Nefrólogo: de los riñones
  • Neurólogo o neurocirujano: del cerebro y del sistema nervioso
  • Oftalmólogo: de los ojos
  • Neumólogo: de los pulmones
  • Urólogo: del aparato urinario y del aparato reproductor
  • Genetista: para estudiar afecciones genéticas (heredadas)
Adaptado de: https://www.stanfordchildrens.org/es/topic/default?id=warmthandtemperatureregulation-90- P05534, 2022 https://kidshealth.org/es/parents/nicu-caring.html, 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *